Cómo montar un árbol navideño y no morir en el intento

Publicado por: Martinas En: Fechas super especiales para niños Comentario: 0 Vistas: 315

¡Armemonos de paciencia! Los que tenemos niños sabemos que es imprescindible poner el árbol navideño y adornar la casa en Navidad, así que respiremos hondo porque esta hazaña nos puede llevar un día o más según quien lo ponga… o según quien lo quite.

Qué decir sobre el árbol de navidad , ese que era de superdiseño ántes de tener a los niños . Con lazos y bolas navideñas antiguas y carísimas y abeto natural todos los años . Ahora tenemos el árbol navideño de plástico al que cada vez le faltan más ramas , (oye , no hay manera de encontrarlas )  . La decoración navideña consiste en bolas antiguas, ahora ya son viejas, repintadas con acuarelas y mezcladas con las de colorines del chino y los lazos se quedan en la caja y hay una profusión de espumillones que apenas dejan ver bolas y luces de navidad y mira que las hay en cantidades . 

Y si tienes perro, mejor te aseguras de colgar todos los adornos navideños en la parte superior, porque desconozco el motivo, pero lo que mas les mola de los árboles navideños, es pasar bajo sus ramas y conseguir enredarse en esa chulisima guirnalda de luces  de navidad que acabamos de comprar, por cierto en contra de nuestra voluntad. Con lo elegantes que quedan las estalactitas led de luz blanca fría, pero en casa todos prefieren las de colorines , y tu definitivamente, eres una sosa.. 

Yo personalmente prefiero las cintas navideñas para decorar, pero por supuesto, mis hijos son fans del espumillón. Y todos los años pasa lo mismo. El suelo queda sembrado de hebras brillantes  y hay que pasar la aspiradora todos los días porque terminan esparcidas por toda la casa . Y en la cumbre de nuestro árbol navideño, el angelito de cartulina que pintaron los niños hace … o más  y que siempre se cae , y la estrella navideña y el papá noel y el reno Rodolfo y.... que todos quieren poner el suyo en el lugar privilegiado y... claro todos no caben .              

                   

Así que al final, nuestro precioso árbol navideño, se parece más al escaparate mal gestionado de un bazar,  que a uno de esos estilosos abetos navideños de las revistas de decoración. Y suspiramos al pasar de hoja y saltar de un impresionante árbol de navidad nevado con destellos de oro y plata. a un  clásico y despampanante abeto natural decorado en rojo y verde. Al cual por cierto, el único lugar donde podría encontrarle hueco , sería en el rellano de la escalera.   

  

Y ahora llega el gran misterio. ¿Cómo es posible que esté deseando  que llegue el momento de montar nuestro árbol navideño? Y metidos en faena, ¡vamos a montar el belén!

Si te pasa algo parecido cuéntanos tu experiencia en los comentarios. ¡¡¡Estamos deseando sonreir contigo!!!

Etiquetas: arbol navidad niños

Comentarios

Sin comentarios en este momento!

Deje su comentario

domingo lunes martes miércoles jueves viernes sábado enero febrero marzo abril Mayo junio julio agosto septiembre octubre noviembre diciembre